El torrente de los trending topics

De mi columna en Razón y Palabra.

 

El torrente de tweets no tiene fin, a veces se intensifica y a veces parece disminuir, pero nunca termina. He de señalar otra obviedad: en el gran torrente de tweets concurren los trending topics. Estos, además de permitirnos ver en torno a qué temas se produce la conversación en Twitter, en tiempo real, dan pistas sobre la densidad de tal conversación.
Algunos casos recientes son los de Aristegui y Presunto Culpable. En el primero de ellos, a principios de febrero de 2011, en Twitter se dio el rumor de que Carmen Aristegui había sido despedida de MVS, tras haber partido de un señalamiento hecho por legisladores del PT, para cuestionar si el presidente Felipe Calderón es alcohólico. Antes de que se hubiese confirmado el despido, el hashtag #Aristegui ya era trending topic e innumerables tuiteros discutían —unos con más bases que otros— sobre la libertad de expresión, el periodismo, el presidente, los medios y más. La conversación continuó por varios días, hasta que la periodista fue recontratada e incluso después.
Posteriormente, el caso de Presunto Culpable saltó también a la discusión, luego de que una juez ordenó suspender la exhibición del documental, como respuesta a la demanda de amparo que entabló una de las personas que aparecen en la cinta, bajo el argumento de que mostrarlo así daña su imagen. El hashtag #PresuntoCulpable ha concentrado la conversación al respecto, en torno al sistema de impartición de justicia en México, los derechos humanos, la libertad de expresión, las vías alternas para ver el documental y más.
En los dos casos, como en tantos otros, ha sido evidente que, junto a los usuarios informados, se sitúan otros que se suben al tren de las causas sin abonar realmente a una conversación. Entre los usuarios informados, con frecuencia hay divergencias, pero es posible discutir, con seriedad, con ironía o de la forma que cada uno prefiera. Sin embargo, las cosas se complican entre los usuarios que se suben al tren de las causas: algunos, los más evidentes, emiten cuasi-comunicados en torno a cuanta injusticia ocurra en el mundo, a veces sin información suficiente; otros parecen tener mayores argumentos, pero una vez que acaba la visibilidad mediática sobre el tema, se olvidan de él… como varios de nuestros honorables políticos lo han de saber.
El resultado, a mi parecer, es un engrosamiento rápido del torrente, que no necesariamente implica la contribución a una discusión más densa. Todd Gitlin, en su libro Media unlimited: How the torrent of images and sounds overwhelms our lives, presenta la metáfora del torrente para hablar de la saturación de contenidos mediáticos, en la que vivimos, por medio de distintos soportes, en los que circulan grandes flujos de información. Quizá tal metáfora permita entender también lo que ocurre cuando un tema llega a ser trending topic y la saturación se vuelve un hecho. Las causas requieren ser trending topic para lograr cierto nivel de visibilidad y llamar a la conciencia y la acción; sin embargo, de poco sirve llegar al nivel del torrente, si la discusión se diluye en la confusión. La red permite hacer visible lo mejor y lo peor de nosotros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s