El mundo se está transformando ante nuestros ojos. En los años recientes hemos sido testigos de la emergencia de movimientos sociales en distintos lugares del mundo. Esta vez es París, donde la Nuit Debout comenzó como una movilización frente a la ley del trabajo y ha visibilizado otras reivindicaciones más profundas.

Hace unos días, Geoffrey Pleyers escribió “#NuitDebout : le retour des indignés ?”, que fue publicado en The Conversation y en diversos medios francófonos.

La versión al español, en cuya traducción tuve el gusto de colaborar, es ligeramente distinta a la primera, porque el autor adecuó algunas partes para el contexto latinoamericano. Ha sido publicada ya en medios de distintos países, con algunas variaciones. He aquí la lista:

“Nuit Debout: El regreso de los indignados en París”, en Revista Memoria (México).

“Noche de Pie: Los ingredientes de la primavera en París”, en La Jornada (México).

“Las Noches de Pie (Nuit Debout): El regreso de los indignados en París”, en Le Monde Diplomatique (Chile).

“Hacia una primavera indignada en París”, en Palabras al Margen (Colombia).

“Nuit Debout: El regreso de los indignados en París”, en Open Democracy (Reino Unido).

“#NuitDebout: ¿El regreso de los indignados?”, en Laboratorio de Análisis de Organizaciones y Movimientos Sociales, CEIICH-UNAM. Ésta es una versión adaptada por LAOMS, que tomó la traducción-adaptación al español y recuperó otros datos de la versión original en francés.

Es interesante cómo cada medio va adecuando el texto a su línea editorial. Es más interesante ver cómo en Latinoamérica hay interés por conocer qué ocurre con la Nuit Debout.


 

 

Este año comenzó con el fin de un ciclo. El 7 de enero fue mi examen doctoral (eso es a lo que llamo iniciar el 2016 con mucha actividad). Defendí la tesis Imaginar un mundo mejor: La expresión pública de los activistas en internet, ante un jurado de lujo, integrado por los doctores María Martha Collignon, Rossana Reguillo y Geoffrey Pleyers.

En 313 páginas de tesis y 40 minutos de exposición se condensaron los hallazgos de cuatro años y medio de trabajo y se esbozaron algunas líneas para los próximos años. Tengo mucho que agradecer a mis profesores y compañeros del doctorado, a los colegas que he conocido en los congresos y a los familiares y amigos que han soportado mi trabajo en este tiempo. Por supuesto, agradezco enormemente a Libros Vagabundos y Amigos Pro Animal, los grupos activistas que confiaron en esta desconocida y me permitieron ver el mundo desde su perspectiva, para discutir cómo se configura la expresión pública en nuestros tiempos.

Al principio de este post decía que el examen representó el fin de un ciclo, un rito de paso, el cierre oficial de cuatro años de doctorado, que implicaron trabajo también en los meses previos y posteriores; pero en esto hay muchas continuidades, queda trabajo pendiente a partir de la tesis, hay otras preguntas, nuevas inquietudes y muchas incertidumbres.

 

Las fotos que acompañan este post son de Marcela de Niz y Fernando Cornejo.

Desde hoy, el comité de investigación 47 “Clases sociales y movimientos sociales”, de la International Sociological Association, tiene un nuevo espacio en openDemocracy. Éste lleva por nombre openMovements. La idea, de acuerdo con Breno Bringel y Geoffrey Pleyers, es abrir los estudios sobre movimientos sociales en cinco modos: 1) conectar los movimientos sociales y la sociedad; 2) abrir el diálogo con y aprender desde el sur; 3) combinar escalas locales, regionales, nacionales y globales; 4) aprender de y con los movimientos sociales; 5) abrir un espacio para las sociologías públicas de los movimientos sociales. En suma, se pretende abrir el diálogo sobre movimientos sociales, más allá de los circuitos académicos tradicionales. Es, sin duda, una excelente iniciativa.

La primera participación en Open Movements es de Boaventura de Souza, con “The Podemos wave”. Como su título anticipa, este artículo aborda el caso de Podemos en España. ¡A leer y a discutir!

openmovements-banner


Este día me he dedicado a escribir y escribir y escribir. Re-escribí parte de unos capítulos de mi tesis y corregí un par de capítulos de libro —ambos en coautoría con colegas—, por supuesto, mientras tomaba café y contemplaba la lluvia desde la ventana. Entre tanto tecleo, pensé dos cosas. En primer lugar, que amo tanto lo que hago, entre otras cosas, porque me resulta intelectualmente desafiante, me hace buscar ir más allá de lo que creo que puedo y eso a veces resulta angustiante, pero siempre termina por ser gratificante. En segundo lugar, que el trabajo en equipo es una maravilla. Vaya, escribir en coautoría es muy complicado, desde los asuntos prácticos de hacer que converjan las agendas o que el estilo se vea más o menos uniforme, hasta los asuntos de fondo de establecer acuerdos respecto a perspectivas, conceptos, prioridades y más; pero eso tiene sus ventajas, permite enfrentarse a la mirada de los otros desde el proceso mismo de producción y obliga a dar varias vueltas sobre lo que uno escribe.


XKCD. Thesis defense

Vía: xkcd.


“Las redes no valen para todo”, dijo Ignacio Ramos Vidal a propósito de la perspectiva de las redes sociales. Lo primero que necesitamos es tener claro por qué queremos introducir el concepto de red en la pregunta de investigación, para ver si es congruente. Esto fue en el taller “Estrategias de evaluación y análisis estructural de redes sociales”, del 1st. Summer Seminar on Social Network Analysis, en la UAA.


En otro post comentaba que Jesús Martín Barbero lanzó una pregunta clave, en un encuentro con investigadores de comunicación de distintas generaciones: ¿qué tiene que ver lo que a mí me gusta y lo que yo investigo con lo que está sufriendo mi país? Algo que me llamó la atención en CLEPSO (el 1er. Congreso Latinoamericano de Estudiantes de Posgrado en Ciencias Sociales, organizado por FLACSO México) fue que gran parte de las ponencias ahí presentadas evidenciaban los conflictos y desigualdades de nuestros países latinoamericanos. Resulta esperanzador ver que los estudiantes estamos mirando hacia eso que están sufriendo nuestros países.