De la formación de jóvenes investigadores

Hace un par de días participé como evaluadora en un encuentro de jóvenes investigadores, donde participaron estudiantes y recién egresados de licenciatura. Celebro que haya estos espacios, por supuesto. Me entusiasma que los jóvenes estén interesados en la investigación científica. Sin embargo, ese evento en particular me pareció chafísima.

De entrada, el nivel de las ponencias era muy desigual: propuestas novedosas frente a otras muy gastadas. No podemos exigir a los estudiantes de licenciatura como si estuvieran en doctorado, pero repetir cosas que se han hecho hasta el cansancio refleja una falta de conocimiento sobre investigaciones previas y, cof cof, una tremenda falta de dirección.

En ese sentido, las ponencias están avaladas por investigadores, de modo que estos son corresponsables de la calidad de los trabajos. Hemos de cuestionarnos cómo asumimos la tarea de formar nuevos investigadores. Escuché estupideces enormes, por ejemplo, un estudiante de economía afirmó que la participación de las mujeres en el trabajo aumenta la desigualdad, de acuerdo con sus cálculos. Más allá de lo metodológico, hay un asunto ético.

El tiempo fue otra complicación. Cada participante contaba con 10 minutos para exponer y había dos minutos más para preguntas de los evaluadores. Sí, dos minutos para seis evaluadores. Y sí, preguntas, no comentarios o recomendaciones. Si la idea es que crezcan, el formato no ayuda, porque no permite el diálogo.

Finalmente, el encuentro es un concurso. Si bien puede justificarse que la competencia es un estímulo, se favorece la comprensión de la actividad científica en la lógica meritocrática de la puntitis que tanto daño nos ha hecho.

Fin de la catarsis… o pausa, ya no sé.

Los objetos están más cerca de lo que aparentan…

03 panel comdigital Fb

Quienes hacemos investigación sobre comunicación digital llegamos a esto por diferentes vías y lo hacemos desde distintas miradas también. Coincidimos en algo, por supuesto, los medios digitales y las prácticas que con y a través de ellos realizamos son algo cada vez más relevante en nuestras sociedades. Esto abarca diversos escenarios de la vida social, desde lo más personal hasta lo global.

Los estudios sobre comunicación digital enfrentan una serie de desafíos que ponen a prueba tanto nuestra capacidad de asombro como nuestros recursos teórico-metodológicos: fenómenos como las fake news, el creciente impacto de los algoritmos, los nuevos modelos de negocio vinculados a la economía digital, las tensiones entre la lógica del control y la lógica libertaria de internet, nos exigen reflexionar acerca de los modos en que los estudiamos.

Eso haremos Magdalena López de Anda (ITESO), César Rodríguez Cano (UAM Cuajimalpa), Concepción Castillo (Tecnológico de Monterrey) y yo, en el panel “Los objetos están más cerca de lo que aparentan: Desafíos en el estudio de la comunicación digital”, que tendrá lugar en el XXIX Encuentro Nacional de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación.

 

AMIC 2018… ya falta menos

IMAGEN AMIC2018

Falta poco para la celebración del XXIX Encuentro Nacional de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación. Será en mayo, en Monterrey, en la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Este año hay novedades. La mayor, quizás, es que la actividad comienza con el I Encuentro Nacional de Investigadores en Formación AMIC. Durante años hemos visto la necesidad de abrir espacios para los jóvenes que están interesados en desarrollar actividades de investigación. Este Encuentro busca cubrir esa necesidad y configurarse como un espacio de diálogo con y entre los jóvenes.

Tendremos también cuatro paneles para discutir sobre temas muy relevantes en la agenda de investigación en comunicación: los desafíos en el estudio de la comunicación digital, las campañas políticas, la producción y circulación de conocimiento y, por supuesto, la memoria en un país que se nos cae a pedazos. Las conferencias magistrales estarán a cargo de François Demers y Paola Ricaurte.

Me entusiasma mucho ser parte de este equipo, prepararnos para el encuentro con las y los colegas y ver crecer a una asociación que hace años me abrió las puertas.

“México en movimientos” está en la FIL

El libro “México en movimientos”, coordinado por Geoffrey Pleyers y Manuel Garza Zepeda, estará a la venta en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, en el stand de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (J20).

México en movimientos

Particularmente, yo participé con un capítulo sobre movimientos sociales e internet en México.

He aquí el índice completo:

 

Prefacio. John Holloway.

Presentación. Eduardo Bautista Martínez.

Introducción: Crisis, resistencias, alternativas. Geoffrey Pleyers y Manuel Garza Zepeda.

Primera parte. Resistencias y alternativas a partir de las comunidades

La lucha popular en Oaxaca, diez años después de la APPO. Manuel Garza Zepeda.

Cherán: Cinco años de un gobierno autónomo. Alejandra González Hernández y Víctor Alfonso Zertuche Cobos.

La autodefensa como realización cultural: El caso de Michoacán. Raúl Ornelas.

Segunda parte. Frente a la violencia.

Violencias y acción colectiva: Un recorrido por el paisaje veracruzano. Mario Constantino T.

Movilizaciones por los desaparecidos en México. Luis López Aspeitia.

El freno de la vergüenza. Estigma y participación política entre trabajadoras sexuales callejeras. Marta Lamas.

Tercera parte. Movimientos campesinos y resistencias ecológicas.

Movimientos campesinos. Los nuevos rumbos. Víctor M. Quintana S.

Las luchas territoriales: Proyectos de muerte vs. proyectos de vida. Víctor M. Toledo.

Defendiendo el territorio desde abajo: ¿Qué implica resistir y defender el territorio en un contexto represivo? Alice Poma y Tommaso Gravante.

Cuarta parte. Crisis de la democracia institucional.

Gasolinazo al fuego. Luis Hernández Navarro.

Democracia y movilización social en el México contemporáneo. René Torres-Ruiz.

Quinta parte. ¿Más allá de la política institucional?

Movimientos sociales e internet en México. Dorismilda Flores-Márquez.

Feministas en movimiento: La red #YoVoy8deMarzo. Carmen Díaz Alba.

Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y Congreso Nacional Indígena (CNI) en los espacios electorales. Fernando Matamoros Ponce.

Alter-activistas: ¿de la antipolítica a “Ocupemos el Congreso”? Geoffrey Pleyers.

Posfacio. México en el espejo global: Crisis múltiples y luchas contemporáneas. Breno Bringel.

Apéndice

openMovements: Para una sociología pública y global de los movimientos sociales. Breno Bringel y Geoffrey Pleyers.

 

 

 

Investigar lo que nos dé esperanza

Escribo esto para que no se me olvide, para encontrar mis propias palabras una y otra vez cuando haga falta. Este semestre estaba empezando a perder el sentido de lo que hago, pero hubo una serie de cosas que me obligaron a mirar atrás.

Cuando estaba a punto de entrar al doctorado, encontré esta entrevista que Núria Reguero le hizo a Jesús Martín-Barbero, donde él dice que “hay que investigar lo que nos dé esperanza, y como dijo Benjamin, la esperanza se nos da a través de los desesperados: hoy hay muchos desesperados en América Latina con gran imaginación y buscando una transformación radical de lo que es hacer política”. Eso me impactó tanto que se convirtió en un epígrafe en mi tesis.

Septiembre, octubre y lo que va de noviembre han sido meses de reflexión en medio del caos. Una de las 20 mil cosas que pensé es que definitivamente no soy alguien que va por la vida correteando puntitos por productividad, que trabaja a destajo y que abarca todo lo posible. Entiendo que en la academia terminamos por jugar con las reglas del juego, porque somos parte del sistema, incluso si no estamos de acuerdo con él. Sin embargo, eso no es todo en la vida. No soy ésa. Más bien soy la chica idealista que tomó una frase sobre “investigar lo que nos dé esperanza” no sólo como epígrafe, sino como eje de trabajo. Eso es lo que creo y eso es lo que quiero hacer.